279 Central Park West suite 1A
New York, NY 10024
@ Esquina de la calle 88

Número de atención para pacientes nuevos 646 552 5718646 552 5718
Número de atención para pacientes actuales 212 877 1770 212 877 1770

Dr. Franklin Gilbert

Dr.-Franklin-GilbertrEl Dr. Gilbert descubrió la quiropraxia a mediados de los 70, después de lidiar con los efectos posteriores de una lesión causada por un accidente de automóvil y lesiones deportivas sufridas durante su infancia. A través de la quiropraxia y sin la necesidad de cirugía, él pudo deshacerse de todo dolor y toda molestia. En palabras del mismo Dr. Gilbert, “Me convertí en quiropráctico porque fui ayudado por esta práctica. Sufría de ataques de migraña muy graves, dolor de cuello y debilidad en mis brazos. Sin exagerar, la quiropráctica fue capaz de devolverme la vida.” Gilbert descubrió el Sistema Pettibon™ aun estando bajo cuidado y durante sus estudios académicos dedicó gran parte de su tiempo a perfeccionarlo para calmar sus propios dolores. En sus prácticas tempranas, Gilbert fue discípulo del Dr. Pasquale Cersoli de Brooklyn. Luego de graduarse del colegio de quiroprácticos, Gilbert fundó Central Park West Wellness y empezó a ayudar a otros consu profesional y dedicada práctica.
 
“Lo que más me gusta de la quiropraxia es que se basa en las habilidades del cuerpo para sanarse sí mismo, prevenir problemas de salud, y funcionar en óptimas condiciones. Dentro de la misma ciencia se encuentra un trampolín desde el cual se puede saltar a la exploración de los misterios que nos ayudan a sentirnos completos y vivos, a gusto con nuestro propio cuerpo. Siempre me gusto la forma que la práctica no pone a un lado el cuerpo humano, ni tampoco toma nada del cuerpo. Al contrario, la quiropraxia asiste al cuerpo ayudándolo a funcionar en la manera en la cual fue diseñado,” explica el Dr. Gilbert.
 
Habiendo experimentado directamente con el Sistema Pettibon™ y sus efectos transformadores, el Dr. Gilbert se siente orgulloso de compartir la revolución quiropráctica con la que enseña a los pacientes a como estar en control de la
salud de su propia espalda. “Mi objetivo primario,” afirma Gilbert, “es encontrar todo aquello que este ralentizando el proceso de curación, y enseñar a mis paciente lo que ellos pueden hacer para curarse a sí mismos, de modo que ellos puedan contribuir a su proceso de obtención de una mejor salud, sin necesidad de depender de nosotros.
 
”Además, agrega, “Habiendo yo mismo sufrido el tipo de dolor del que la mayoría de los pacientes se quejan, me lleva a sentir una gran compasión y empatía por ellos, así como la completa certidumbre de que sus dolores pueden ser tratados y sanados.”